Son muchos los factores que producen que la pintura de nuestro coche pierda el brillo de origen. El desgaste diario provoca imperfecciones en la pintura como; marcas de remolino, manchas de agua, pequeños arañazos e incluso marcas de excremento de aves. La radiación ultravioleta y la exposición al sol, la contaminación, la lluvia ácida, la oxidación, los excrementos de pájaros e incluso los mosquitos van degradando la capa más superficial de la pintura. Esto provoca fundamentalmente que la luz no se refleje adecuadamente. Una superficie llena de imperfecciones no deja que la luz llegue a la pintura y provoca un aspecto cansado y sin brillo. El brillo perfecto es el objetivo de todos los profesionales del sector. A lo largo de mi vida profesional he visto de todo y puedo afirmar que aquellos coches que son lavados en menos ocasione suelen ser casi siempre los que mejor estado presentan a nivel de imperfecciones. Todo ello debido en gran parte a los lavados incorrectos a los que son sometidos en su mayoría. Tras efectuar un servicio proporcionamos a todos nuestros clientes una guía completa de mantenimiento estético y los mejores consejos sobre las técnicas básicas y los productos más adecuados para conservar el aspecto de su coche como nuevo para siempre.

SONY DSC

Una imagen a la que le tengo especial cariño, ya que es un de mis primeros 50/50 como detailer.

Los revestimientos cerámicos se han convertido en una tendencia masiva en los últimos años con la aparición en el mercado de numerosos productos y marcas, todos ellos de composición similar y resultados semejantes. Una auténtica revolución, el marketing alrededor de este tipo de productos es masivo y el mundo del detailing gira alrededor de ellos desplazando y haciendo en parte olvidar el papel hegemónico que tuvieron las ceras de carnauba
Un producto resistente y duradero es un eslogan perfecto para captar al consumidor.
La protección cerámica, también conocida como nanocoating o coating “a secas” es un revestimiento de cuarzo y vidrio, derivado del óxido de silicio (SiO) que cura y se oxida como dióxido de silicio (SiO2). Así, al ser aplicado y curado forma una película transparente que se convierte en una nueva capa para la pintura de nuestro coche. La durabilidad de este compuesto varía en función de la dureza del mismo. El dióxido de silicio (sin aditivos) tiene una dureza de 7 en la escala Mohs. Algunos revestimientos contienen variaciones de polímeros y de carburo de silicio (SiC) para alterar los métodos de instalación y la dureza del recubrimiento. Algunos compuestos requieren de la ayuda de lámparas IR para acelerar el proceso de secado. En Sacdetail hemos estudiado mucho sobre el tema y además contamos con la experiencia avalada por los cientos de coches que hemos tratado en los últimos años.

sacdetail

Entonces me pregunto si realmente pueden los revestimientos cerámicos evitar la aparición de swirls y sobre todo por qué usar un nanocoating y cual es siempre nuestra recomendación.
Algunos de estos productos en el mercado en este momento se refieren a sí mismos como vidrio, cerámica o recubrimientos, lo que perpetúa la idea de que estos recubrimientos son más duraderos que un polímero tradicional.
Muchos fabricantes afirman a los 4 vientos poseer la mágica fórmula secreta que adhiere de por vida el recubrimiento a la pintura de tu coche mediante una unión química. Algunos de estos revestimientos afirman que nunca reducen su vínculo permanente y que la única forma de ser eliminado es mediante el pulido y ello gracias a una dureza extrema del compuesto.
Pero…¿tiene que ver la dureza del recubrimiento a la hora de prevenir arañazos directamente?

No exactamente. La dureza puede ayudar en algunos niveles de protección, pero en la escala de 1-3 micras, que es el grosor medio de un revestimiento no hace mucho directamente.
Hay poca o ninguna evidencia de que la dureza del recubrimiento juegue un papel trascendental en la resistencia a los arañazos, si en cambio en la duración. La elasticidad de un revestimiento y su densidad reticular desempeña un papel mucho más importante en la resistencia al rayado.
Si además de duro estamos ante un recubrimiento flexible proporcionaremos protección contra los elementos y el abuso. El problema es que dureza y flexibilidad no van de la mano. Esto lo vemos a diario en los gimnasios.
El espesor de un recubrimiento es generalmente sólo y como hemos dicho de 1-3 micras. Incluso cuando se aplica en múltiples capas, puede continuar siendo inferior a 3 micras por el proceso de estratificación mediante el que una capa superior elimina la anterior. Utilizar un recubrimiento tan duro, en busca de una mayor durabilidad nos obliga a aplicar un topping con un segundo recubrimiento más flexible para que el cliente note la hidrofobicidad y conseguir un resultado óptimo de amortiguamiento y brillo. Esta última capa, mucho más blanda desaparece mucho más pronto siendo necesaria su reposición cada x tiempo.
Tenemos una primera capa que aporta la dureza y con ello la durabilidad y una segunda capa que aporta flexibilidad, eureca! Esto eleva considerablemente los costes del proceso y su efectividad está cuanto menos en cuestión debido a las expectativas que previamente hemos generado en el cliente que lo que quiere es tener su coche siempre perfecto y el inconveniente de que tenemos una subcapa extremadamente dura y poco flexible y difícil de corregir. No nos podemos olvidar de que la percepción de protección nos la da la suavidad al tacto y la hidrofobicidad.

4

Porsche tratado con Sacdetail Cristal Coating

Por lo tanto, la dureza no es el factor directo y único en la eficacia del comportamiento del revestimiento, sino más bien la durabilidad de la energía superficial y su elasticidad. Por ello no sólo debemos fijarnos en la dureza 9H del recubrimiento.

¿Qué es la energía superficial y la tensión superficial?

La energía superficial y la tensión superficial van de la mano cuando se trata de recubrimientos cerámicos de pintura o coating. La energía superficial se define como el “exceso de energía en la superficie de un material en comparación con el volumen o el trabajo por unidad de superficie realizado por la fuerza que crea la nueva superficie”. Mmmm… vayamos al grano.

Lo que realmente significa es que hay dos fuerzas que actúan la una contra la otra, la energía superficial y la tensión superficial. Cuanto más baja sea la energía superficial de un recubrimiento este será mucho más hidrofóbico y sin duda mucho más notará el cliente la presencia del mismo. Este es uno de los efectos más llamativos y el principal atractivo de un recubrimiento para el cliente final creando superficies autolimpiables y el llamado efecto “beading” que es lo que realmente nota el destinatario final del producto.
Permite una limpieza mucho más fácil de la superficie y una menor retención de la suciedad cuando se compara con la cera tradicional de carnauba que produce un acabado espectacular o “show car” pero con menor durabilidad.

No podemos decir que una superficie esté protegida por el hecho de ser hidrófobica, sino más bien estamos ante uno de los factores que puede contribuir a la protección. El otro factor es como hemos dicho la durabilidad de los recubrimientos.
La durabilidad de los recubrimientos cerámicos, ya se ajuste a la letra pequeña o no, es impresionante.
En lo personal, me gustan los recubrimientos de 12-18 meses de duración. Ya sea una vez al año o cada dos, revisar a nivel estético el exterior y consolidar de nuevo la protección por un periodo idéntico con un producto versátil que ofrezca flexibilidad y dureza por igual.

En Sacdetail valoramos siempre las necesidades del cliente para convenir si lo que realmente va a satisfacer sus necesidades es una cera y un acabado “showcar”, aún sacrificando durabilidad. Así hemos logrado un producto que se adapta perfectamente a nuestros requerimientos y a las necesidades de nuestros clientes. El objetivo de Sacdetail es conseguir que nuestro cliente disfrute de un servicio exclusivo, donde prima la calidad por encima de la cantidad y el que el valoramos el uso, el tipo y las necesidades de cada coche.

20110617095931_la9050

Sacdetail Cristal Coating

La aplicación de una protección de este tipo requiere un trabajo previo profundo y es una de las grandes razones por las que estos productos funcionan de manera tan efectiva si son aplicados sobre una superficie perfecta. Nuestro principal trabajo consiste en conseguir esa superficie perfecta pues sólo así podemos conseguir una completa adherencia del coating. Después del lavado y baño de espuma, descontaminado y pulido en varias fases conseguimos una superficie perfecta y lisa y esto es realmente lo trascendental del proceso, de nuestro trabajo como detailers. Este período de preparación intensiva es muy eficaz en la eliminación de todos los contaminantes y los aceites de la superficie de tu coche para permitir que el recubrimiento se adhiera a la pintura de la mejor manera. El último paso es especialmente delicado si no se trabaja en unas condiciones adecuadas de higiene, humedad y temperatura.
Un sistema de protección de pintura menos agresivo es sin duda la mejor solución para tener nuestro coche siempre protegido y limpio gracias al efecto “self-cleaning” y con una película amortiguadora que reduzca la aparición de defectos antiestéticos.

Todo ello lo hemos conseguido con nuestro producto Cristal Coating. Un mantenimiento adecuado y revisiones periódicas son la única garantía posible para un vehículo siempre impecable y conservar su aspecto como nuevo para siempre.